Protocolos

.- CONTRAPORTADA

.-HUMOR

.-PARANORMAL

.-CIENCIA

.-CULTURA

.-INTERNACIONAL

.-NACIONAL

.-CATALUÑA

.-LOCAL

.-OPINIÓN


HEMEROTECA

martes, 14 de febrero de 2012

REVISTA (14 febrero 2012)

VEHÍCULOS ORGANICOS Frecuentemente vemos en las películas y series de ciencia ficción, naves orgánicas. Sin duda la mas conocida es la MOYA, de Farscape. Una especie de ballena galactica. Dificilmente los humanos veremos tal tipo de naves, las adversas condiciones para la vida en el espacio vacio, las hace a priori inviables. ¿Pero que tal una nave organica terrestre, un coche vivo? La idea no es tan descabellada, sino una vuelta a los origenes. ¿Que es sino un caballo? Pero los caballos ya no son competitivos, no digamos contra coches o motos, ni siquiera contra la bicicleta. Su alto coste de mantenimiento lo hace inviable, a pesar de toda su belleza y elegancia. Aunque un caballo modificado genéticamente, para que sea mas resistente y con menos mantenimiento, podría muy bien competir contra un scooter. Pero a la hora de ponerlo en la carretera, su diseño le limita si no añadimos un artefacto como un carro o una diligencia. Pero hay otra opciones. Insectos modificados genéticamente para que sirvan de vehiculos para humanos. En concreto, las mejores opiones serían las cucarachas. Unas cucharachas de dos, tres metros. Modificadas para que su exoesqueleto adopte unas cabidades aptas como asientos para humanos. Con el aparato digestivo cambiado para optimizar su gran redimiento de por si. Por ejemplo, sin boca, con lo que no podrían morder a los humanos. La admisión de alimentos se haría a traves de un deposito organico, que alimentariamos con nuestros desechos. Ya podemos imaginar miles de cucarachas gigantes aparcadas en las calles de nuestras ciudades o corriendo que se las pelan por las carreteras y autopistas.
Bienvenidos a la página del CONCURSO VERANIEGO DE RELATOS CORTOS.

EL VERANO TRABAJANDO ES DIVERTIDO

(Autor: ANMA)
 El  verano es divertido cuando estás de vacaciones luces el moreno o ese tipo de una dieta horrenda de cuatro meses antes que te ha dejado fofa y demacrada, no es mi caso por supuesto yo adelgazo entre sartenes pollos y freidoras. La mejor dieta de verano es trabajar en un bar.  Bar de verano calor y añadimos los fogones.
Reforzamos bíceps cogiendo platos de una altura superior a la de una misma, que  de puntillas estiras gemelos y alargando brazo a pulso varios platos a la vez conteniendo la respiración es mejor ejercicio, que ponerse unos parches enchufados que te dan calambre. Al cabo de coger y colocar varias veces diarias platos  los bíceps y gemelos presentan una mejora considerable sobre todo llegando septiembre.
Si eres ambidiestra es maravilloso porque los dos brazos ejercen. Coloca con el izquierdo, coge con el derecho, a la vez encoges el glúteo al ponerte de puntillas y otro músculo mas entra en acción, los platos hacen que también tu trasero coja consistencia y sobre todo se eleve en estas acciones cotidianas. Y sin gran esfuerzo porque estás currando y a la vez ejercitando el cuerpo. Y lo que te ahorras en gimnasios.
Trabajamos el cuádriceps y el abductor, una mano con dos platos con cocretas otra mano con los cubiertos y entre las piernas el trapo que se cae , por no soltar los platos y tirar a suelo el trapo que te puede hacer resbalar , aprietas las piernas y el abductor trabaja a tope. Los cuádriceps es cuando se cae un tenedor de la mano y al agacharte lo intentas coger sin soltar el plato. Lo mejor para no soltar nada de las manos y hacer el ejercicio es que alguien te esté metiendo prisa a voces, lo haces sin pensar y sobre todo no salen agujetas, no da tiempo tampoco a tenerlas.
Sauna, enciendes dos freidoras, pones asar varios pollos y la ventana se rompe el tirador y no se puede abrir, el efecto sauna mas barato y rápido, con 38 grados fuera el sol calentando el local y el calor de los fogones, se pierden entre dos y tres litros de líquidos que ya no tendrás en abdomen tobillos y cartucheras. ¿Qué más se puede pedir?
Trabajamos los músculos oblicuos y de la espalda haciendo baños de 100 metros cuadrados durante dos horas seguidas, después de esto ya no duele nada se te duerme todo. Y por supuesto el externo -cledomastoideo trabaja a tope tanto con platos como con los baños, importante este músculo cuidarlo que cuando se contractura por falta de ejercicio duele bastante.
Lavando platos y cucharas se ejercen las manos las  cuales conservan su frescura y movilidad sin esfuerzos y con unos buenos guantes y jabón de ph neutro la piel estará fresca y no arrugada como un garbanzo y lo que te ahorras en pintauñas y limas.
Si a pesar de todo quieres cogerte una baja para ir al la piscina, solo basta que el jefe le guste meter los cuchillos en la pila llena jabón y no te avise y al meter la mano te tajes varios dedos con el consiguiente cabreo que te lleva a tirar un caña y prácticas la musculatura del cuello.
Si no puedes coger la baja y te gusta el tiro al plato es fácil, a partir de las 12 siempre queda alguno que le puedes tirar un vaso o una botella para espantarlo por pesado.
Y como no, puedes hasta dentro del bar jugar con la fiesta de la espuma, solo tira una caña con todas tus ganas cuando se acabe el barril.
Y te puedes cambiar de ropa cuando quieras, es muy difícil no mancharse ante de dos horas sobre todo si el jefe abulta mucho y no mira cuando tu pasas con dos platos de morcilla.
¿SE PUEDE PEDIR MAS AL VERANO? Yo creo que mas divertido no puede ser trabajando. 
****************************************************************
Relato fuera de concurso
La Cova.
Se apostó con su hermana y la amiga de ésta que esa noche iría a La Cova, la dicoteca cercana, burlando a su padres.
Cuando consideró que sus padres dormían en su cama, se levantó sigilosamente, vestida de pies a cabeza, pues no se había desnudado.
El primer paso era fácil, su madre acostumbraba a cerrar la puerta con un par de vueltas de llave, pero dejába siempre esta en la cerradura.
Dió las vueltas pertinentes a la llave y abrió la puerta. Lo dificil venía entonces, porque era al cerrarla cuando hacía un ruído terrible de "Rooock... rooock...". Así ocurrió, como ya sabía, y, cerrando de golpe, pero sin hacer ruído, fue a esconderse debajo de la casa, en la leñera.
¡Justo a tiempo!, las luces de la casa se encendieron; su madre volvió a echar la llave y ella se quedó pensando ¿y ahora, cómo podré entrar?
Esto era un problema secundario, el objetivo era llegar a La Cova, a unos kilómetros de allí. Siempre había ido en moto o coche, pero entonces tenía su moto en el taller mecánico, con lo que tuvo que coger carretera y manta.
Se puso a llover a cántaros. Le daba igual. Pero... vió los faros de un coche detrás suyo. "¡Hosti tú, mi padre!", pensó inmediatamente. Y se tiró a la cuneta sin pensarlo, llenándose de lodo de pies a cabeza.
Pasado el vehículo, echó un vistazo, como un pato rebozado en alquitrán de barco escacharrado y no, no era el coche de su padre, así que se levantó y siguió su camino hasta la guarida del murciélago.
Por fin llegó hasta su objtivo, sólo para que le dijesen que estaban a punto de cerrar y ya no admitían a nadie 
¡Joeeer! Eso sí, fueron tan amables de llevarla al guardarropa, darle una toalla y una bebida caliente.
El responsable de la disco, viendo su lamentable estado, buscó a un voluntario que la lleváse a su casa. Un camarero se ofreció y así , la intrépida aventurera pudo volver a su casa sin más coñazos de "Hazañas Bélicas" de medio pelo.
Pero... ¡Ta ta chin ta ta chán...! ¿cómo narices iba a entrar en casa si había constatado que su madre volvió a echar la llave?  Dió la vuelta al edificio y tiró un puñado de gravilla del suelo del jardín a la ventana de su habitación, la que compartía con su hermana y Pepi, la amiga de esta. Ni flores.
Entonces se fue a la leñera, dispuesta a dormir allí hasta que su madre se despertase por la mañana y abriése la puerta.
Namierda. Con la ropa empapada, tenía un frío inaguantable y no había leña que lo resguardase. Finalmente tiró la toalla, subió a la puerta y llamó al timbre.
Abrió su madre, por supuesto, ¿quien si no? Puso unos ojos como platos. "¡¿Dónde estabas?!". "En la leñera". "¿En qué bañera?". Ella ya no tenía ganas de reírse, estaba aterida de frío y sólo pensaba en su camita.
Le dijo que se había tratado de una apuesta con su hermana y la amiga de esta, que pasaría la noche en la leñera, pero que se había mojado y tenía frío, conque había perdido la apuesta.
¡Juas juas juas! La apuesta no era esta y la había ganado, por supuesto, pero la mamá le dió un besito y le dijo que se quitase inmediatamente la ropa mojada y se acostase.
Y allá que se fue ella, a su habitación, con el par de cobardes hipócritas esperando sus andanzas... Sí, oyerón la grava lanzada a su ventana, pero no se atrevieron a abrir la puerta, calladas y quietas como ratas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracías por sus comentarios en breve los publicaremos